miércoles, 5 de agosto de 2015

Grafiti, Delincuencia y Arte Urbano por Cony Pedraza

Grafiti, delincuencia y arte urbano.
Por: Cony Pedraza
La juventud practica una denegación
 de la política altamente política”.
Ulrich Beck. Hijos de la libertad


La delincuencia grafiti  empieza a ceder su anonimato  al grafiti artístico en muros públicos y privados de la metrópoli Queretana, realizados a plena luz del día,  con  legislaciones pendientes sobre la mesa para regular dicha actividad pero con la historia  a cuestas de tribus urbanas que viven bajo el estigma de la adrenalina y  creatividad.
La fundación de Santiago de Querétaro fue en el año de 1531 y ésta ciudad  es denominada la “perla del Bajío Mexicano”. La UNESCO declaró a su centro histórico  Patrimonio de la Humanidad  en el año 1996 por  su admirable   arquitectura   de estilo barroco  que data de los siglos XVII y XVIII, edificios neoclásicos del siglo XIX  y  casonas coloniales. Modernidad e historia se conjuntan aquí para albergar una comunidad multiétnica donde lo  tradicional  se mezcla con  diferentes formas de expresión  y nuevas tendencias culturales y artísticas.  
Santiago de Querétaro y Santiago de Chile comparten en su nombre  el origen colonial  pero  además  tienen un estrecho vínculo  frente a la manifestación ilegal de firmas y dibujos  por parte de las tribus urbanas. En ambas ciudades se  gastan  millonarios recursos anuales  para compra de pintura anti-grafiti  y borra de rayados  en monumentos, paredes privadas y transporte.  Cooperativa.cl afirma  que  la empresa chilena Metro gasta $200 millones de pesos anuales y  Alsacia-Express debe borrar seis mil grafitis al mes (1). El 09 de Abril del 2015 el periódico Universal Querétaro publicó  que la capital  ha gastado  1.3 millones de pesos para limpia de paredes en edificios públicos mientras en el Diario de Querétaro se informó que el grafiti es una de las faltas más cometidas en la capital.

El grafiti clandestino es una conducta delictiva que daña la propiedad ajena y es sancionado dentro de los códigos o legislaciones de cada entidad y se imponen diversos castigos que van desde multas y la reparación de los daños hasta la prisión. Es importante subrayar que la figura como tal de grafiti no está sancionada, lo que se castiga es la acción; es decir, el daño en propiedad ajena y es esto lo que está legislado como un delito del fuero común. (2)
Esta conducta se presenta  principalmente en   jóvenes  entre 11 y 17 años de edad avecindados en zonas marginadas, aunque  también se presenta en sectores  socio-económicos de clase media y alta. La organización se estructura en grupos de dos personas en adelante, en pandillas coloniales que pueden llegar a decenas de miembros, o bien, en jóvenes aislados que trabajan por cuenta propia. Puede considerarse una práctica misógina ya que solo el  3% son mujeres,  a quienes les es   difícil  obtener un lugar de respeto en la tribu debido a  su género.
Los muros son retos y nuestra ley es: entre más alto o más difícil es mejor. Empezar a hacer grafiti significó  tener fama y chavitas, tener la  aceptación por parte de la pandilla en la colonia. Yo protestaba en contra de lo establecido, era rebeldía personal  hacia las normas, era sentir la adrenalina por lo ilícito. Pero uno evoluciona, tiene su proceso,  en mi caso  la literatura fue determinante para hoy considerarme grafitero de ruptura o antiartista. Cuando leí la metamorfosis de Kafka  intuí posibilidades nuevas de expresión y al visitar el Polyforum Cultural Siqueiros  se expandió mi visión. Hoy, cuando se me da un muro legal, realizo el proyecto y mi preocupación es trascender en los demás, que se pregunten quien era Pedro Páramo o Cortázar. Me considero un pintor urbano simbolista. Admiro a Gustav Klimt, José Guadalupe Posada, Saturnino Hernández y encuentro un verdadero alimento en sus obras para seguir desarrollándome, por ejemplo, emplear nuevas técnicas como el grafiti ecológico. Imparto clases de  pintura en aerosol  y participó en proyectos urbanos de libre expresión y  en la organización de festivales grafiti con música jazz y poesía  (3).
Los grafiteros  hacen tags (firmas) o bombas (letras abultadas)  por la noche, cuando nadie los ve. Superan  riesgos donde incluso se juegan la vida, como cruzar colonias ajenas y no ser vistos por sus  pandillas, huir de coches clandestinos que andan tras ellos para apalearlos, de las patrullas policíacas o trepar y descender ilesos de los espectaculares.
A partir de julio de 2008,  la LV Legislatura aprobó endurecer sanciones para jóvenes que se dediquen al grafiti (detenerlos sin que exista una denuncia en su contra y penalizarlos con cinco años de prisión y hasta 13 mil pesos de multa). El delito de pintar o rayar inmuebles con grafiti se persigue de  oficio, es decir sin denuncia de por medio, con penas que van desde seis meses hasta cinco años de cárcel. Desde el punto de vista legal el tema ha sufrido modificaciones en el estado; la más reciente regresó a los municipios la capacidad de sancionar a quienes sean sorprendidos realizando acciones de este tipo; ello con la intención de que los culpables realicen trabajo comunitario, y resarcir el daño causado a bienes de terceros (4).
Carlos Gallardo dice: la palabra  arte es sinónimo de amor y  vida. Estoy  enamorado de lo que hago. Los muros son para mi  cualquier superficie que represente un reto. Cuando hacia grafiti ilegal los muros eran: paredes,   anuncios, transporte público. Al hacer arte urbano el muro-reto es la técnica y el dialogo con el espectador.
El grafiti es una expresión visual y verbal con aerosol en vía pública, realizada por  jóvenes que buscan en sus manifestaciones muchas veces inconscientes de hacer política una causa para vivir. Los grafiteros encuentran la manera de re-significar la política, asumiendo nuevos compromisos que denotan una forma alternativa de sentir y ejercer la ciudadanía (5).

Fuentes bibliográficas
1) http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/transportes/graffitis-mas-que-un-dolor-de-cabeza-para-el-transporte-publico/2014-05-19/161528.html
2)     Dirección de prevención social del delito y participación ciudadana. Formas de expresión juvenil: Grafiti. Pág. 26 
3)     Entrevista a Carlos Gallardo, grafitero de ruptura, Qro., 12 de Abril del 2015.
4)    http://amqueretaro.com/queretaro/2015/03/09/dan-marcha-atras-a-la-ley-antigrafiti#sthash.fqGcDr0H.dpuf

5)     Jóvenes y política pública. El graffity y los jóvenes: una rebeldía sin causa. Gustavo Guerra C. Universidad Andina Simón Bolívar. Pág.10.
6)http://www.soychile.cl/Puerto-Montt/Sociedad/2013/08/24/195600/El-grafitero-que-busca-rescatar-la-identidad-surena-en-los-muros-de-Puerto-Montt.aspx
7) http://revistadope.tumblr.com/