sábado, 6 de diciembre de 2014

Desde San Nikolaus hasta Santa Claus para Repartir sus Regalos

La leyenda de San Nikolaus se remonta a la mitad del siglo III. Tras la muerte de su padre, San Nikolaus deja toda su fortuna a los pobres e ingresa en un monasterio. Años después, será nombrado obispo de Mira (Asia Menor). Es entonces cuando comienzan sus milagros y buenas acciones. Sin duda, el más conocido, el que da origen a la tradición de repartir regalos en Alemania. 
Y es que San Nikolaus repartió una bolsa con monedas de oro a un vecino de Mira para pagar la dote de sus tres hijas, evitando así que, tal y como quería el padre, se prostituyeran. Cuentan que la bolsa fue mandada por la chimenea, de ahí la tradición de dejar los regalos al calor de la leña.


San Nikolaus falleció el 6 de diciembre del año 342 y esa fecha quedó ya grabada para la llegada del obispo a las casas de los niños alemanes. Muy popular en Europa del Este, San Nicolás es protector de la gente en situaciones de peligro, marineros, comerciantes y cocheros. De la tradición de los marineros es la creencia en Holanda y Bélgica de que San Nikolaus llega en barco desde España.

Desde entonces, y aunque la tradición ha sufrido variaciones a lo largo de los años, desde el siglo XIX se celebra la llegada de San Nikolaus a las casas alemanas. Los niños ponen sus botas o zapatos, bien limpios, o bien un plato bonito en la chimenea o en la entrada de la casa, lo que les asegura pequeños regalos en la mañana del 6 de diciembre. Tradicionalmente, se encuentran con:


  • Nueces, avellanas y almendras,
  • Manzanas rojas, mandarinas y naranjas,
  • Distintos tipos de galletas de Navidad como por ejemplo Galletas de Jengibre, Galletas de Canela y Galletas de Coco,
  • Chocolate, bombones y figuras de chocolate,
  • Mazapán y otras especialidades de la temporada navideña.
Sin embargo, San Nikolaus no llega solo a las casas a través de la chimenea. Al obispo le acompaña el paje Ruperto, cuya procedencia es un tanto confusa. Algunas teorías aseguran que se trata de un diablo que fue derrotado por San Nicolás. Según otras versiones, el paje es un huérfano etíope que San Nikolaus salvó al comprarlo a unos piratas, pudiendo ponerle en libertad. 
Sin embargo, Ruperto siguió a su lado y fue educado y criado por el obispo. Otros, en cambio, tan solo dicen que se trata de un ayudante de San Nicolás cuya piel se tornó negra de tanto bajar y subir por las chimeneas para dejar regalos en las casas.
Y es que San Nikolaus no reparte regalos sin saber si los niños son buenos o no. Un cuaderno dorado le acompaña siempre. Allí, el obispo apunta las buenas y las malas acciones de los más pequeños. 
En caso de que las buenas ganen, los niños alemanes reciben sus regalos y dulces. En caso contrario, es el paje Ruperto el que azota con su látigo a los niños malos y desobedientes. Una tradición que a muchos les da algo de miedo pues no quieren enfrentarse a sus travesuras y el castigo que les conlleva.
A pesar de todo, los niños alemanes esperan impacientes esta noche la llegada de los regalos de San Nikolaus. Una tradición que, no obstante, es predecesora de Papá Noel. Y es que en 1969, el Papa Pablo VI suprimió la festividad de San Nicolás del calendario católico. Sin embargo, los protestantes holandeses que vivían en Estados Unidos, adoptaron la figura de San Nikolaus, derivándola a San Nic, Sint Klaes o el conocido Santa Claus. 
En la Nochebuena, la víspera de Navidad, o de otra manera, “on the night before Christmas”, millones de niños de todo el mundo se van a la cama inquietos, nerviosos y confiando en que Papá Noel, el viejo Santa Claus, en la tradición americana anterior al siglo XX Saint Nicholas, vendrá en la madrugada del 25 de diciembre a dejarles los mejores regalos en el interior de sus “Christmas stockings”. 
Con la esperanza de que Santa pase por sus hogares, la gran mayoría de los niños de Estados Unidos coloca en la víspera de Navidad (Christmas Eve), su Christmas stocking en la repisa de la chimenea o cerca del Christmas tree. En la poesía “The night before Christmas”, de Clement Clarke Moore, autor estadounidense de comienzos del siglo XIX, ya se recogía esta tradición: “…The stockings were hung by the chimney with care, In hopes that St. Nicholas soon would be there…” (Y con cuidado se colgaban las medias en la chimenea, en la esperanza de que San Nicolás (Santa Claus) llegaría pronto…).
La creencia es que Santa Claus, durante la madrugada de Christmas, vuela en su trineo tirado por renos alrededor del mundo dejando regalos para niños y mayores. Su leyenda fue aumentando con el paso de los años hasta que, en el siglo XX una conocida marca de refrescos lanzó una campaña publicitaria en la que Saint Nicholas (San Nikolaus) era representado por un anciano fuerte y bonachón de larga barba blanca y cabello plateado. 
Su traje rojo obedecería a la indumentaria propia de los obispos, transformada en ropajes más modernos, acorde con los tiempos. Santa Claus había recibido el espaldarazo definitivo. 

La versión más popular de Santa es el resultado del ilustrador Haddon Sundblom, que si el personaje viaja desde el Polo Norte a todo el mundo, surcando los cielos en un trineo tirado por renos, que se desliza por las chimeneas con su valioso cargamento o quién sabe cómo le hace para entrar a las casas que no tienen chimenea y se detiene a comer galletas con leche o a beber una Coca-Cola para recuperar fuerzas y refrescarse es cosa que quizá no interese mucho a los niños, lo importante es que cumpla los deseos infantiles y premie a los bien portados con juguetes y artilugios de última generación.


En Europa se extendió la tradición de denominar a Saint Nicholas (San Nicolás) como Papá Noel, en francés Père Noel, en alemán Weihnachtsmann, en inglés Father Christmas. Esta denominación fue exportada a Estados Unidos cuando ellos ya habían denominado a Saint Nicholas, Santa Claus. De hecho, el nombre Father Christmas es menos frecuente en Norteamérica que Santa Claus o simplemente Santa. Papá Noel, en los países de tradición europea, comparte la misma tradición y los niños esperan con igual ansiedad la llegada del trineo tirado por renos voladores venidos de Laponia y otros exóticos lugares. 
Hay muchas variaciones, dependiendo de la situación geográfica de los fervorosos y creyentes niños. En Alemania Papá Noel (Weihnachtsmann) visita a los niños en su casa el 24 de diciembre por la tarde y los niños a menudo le recitan una poema o le cantan una canción, pidiéndole así que les deje los regalos debajo del arból (Weihnachtsbaum).  

En otros sitios Papá Noel descenderá por las chimeneas o escalará los muros y se infiltrará por las ventanas, para sorprender con fantásticos regalos a los niños de todo el mundo. Requisitos fundamentales, comunes a todas las culturas occidentales, para que Santa Claus o Papá Noel traiga regalos es que los niños sean buenos y quieran mucho a sus padres.
Luego, en menor medida, ayuda bastante el hecho de dejar un vaso de leche con galletas y unas zanahorias cerca del árbol (Christmas tree) para que el peregrino de la Navidad, Santa Claus, y sus renos voladores repongan fuerzas.
Parece ser que los Reyes Magos, grandes amigos de Santa Claus o Papá Noel, también solicitan de los niños parecidos requisitos.
El San Nicolás cristiano sustituyó e incorporó a varios personajes paganos donantes de regalos, como la bondadosa "Bruja Befana" y los ancianos y generosos alemanes Berchta y Knecht Ruprecht. En Alemania se le llamó Sankt Nikolaus, y Sanct Herr Nicholaas o Sinterklaas en Holanda. 
Sólo con mucha cautela debemos relacionar al misterioso bienhechor de la noche de Navidad —Knecht Ruprecht, Pelzmärtel en un caballo de madera, San Martín en un caballo de batalla blanco, Martín en un corcel blanco, San Nicolás y su equivalente "reformado", el Padre de la Navidad, quien junto con su esposa Berchta, desciende en las noches entre el 25 de diciembre y el de 6 enero, en un caballo blanco, para bendecir la tierra y los hombres.
Las fogatas y las ruedas encendidas iluminaban las colinas, se adornaban las casas, los juicios eran suspendidos y se celebraban fiestas Knecht Ruprecht, de todos modos (mencionado por primera vez en un misterio de 1668 y condenado en 1680 como un demonio) era sólo un siervo del Santo Niño. En estos países se decía que cabalgaba por el cielo en un caballo repartiendo regalos. Vestía como un obispo y a veces iba acompañado por Ruperto. 

En un principio, el día de San Nicolás en el que se recibían los regalos se celebró el 6 de diciembre. Tras la Reforma, los protestantes alemanes dieron más importancia al Christkindl (Niño Jesús) como donante de regalos el día de su fiesta, el 25 de diciembre. Cuando la tradición de Nicolás prevaleció, se incorporó a la Navidad.Irónicamente, el término Christkindl ha evolucionado hasta convertirse en riss Kringle, otro apodo de Papá Noel.
Dicha costumbre fue popularizada en los Estados Unidos por los protestantes holandeses de Nueva Amsterdam, que convirtieron al santo en un mago nórdico. Su nombre fue abreviado, no solo a San Nic, sino también a Sint Klaes o Santa Claus
La mitra de obispo fue remplazada por el hoy famoso gorro rojo, su cruz pectoral desapareció por completo. Se mudó de Turquía al Polo Norte, de donde viene.
Esta tradición anglosajona de dejar la media o calcetín colgado de la chimenea o cerca del árbol de Navidad, o bien poner un bonito plato en la entrada de la casa, convive, en los países latinos con la tradición de los Reyes Magos. 
Los niños, devotos por igual de Papá Noel y de los Reyes Magos, en la víspera de la fiesta de la Epifanía (6 de enero), dejan su calzado, bien limpio, cerca del árbol de Navidad y se acuestan pronto con la esperanza de que al despertarse, junto a los zapatos luzcan estupendas cajas de juguetes y regalos.
La tradición de los niños de poner un plato bonito o un calcetín para que Nikolaus o Santa Claus les deje regalos. En el libro y en la película de “Caillou – Felices fiestas”, la familia y los amigos de Caillou se preparan para la Navidad.

Caillou descubre que existen distintas fiestas en la misma temporada a parte del Christmas Eve, el 24 de diciembre, y el Christmas Day, el 25 de diciembre, como por ejemplo el día de Nikolaus, el 6 de diciembre, o la Fiesta de las Luces (Hanukkah), una fiesta judía de ocho días que se celebra en el mes de diciembre o, según el año, también puede caer en finales de noviembre o principios de enero, y aprende cómo los niños alrededor del mundo celebran estas fiestas. 





Fuente:

http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/374978/san-nikolaus-llega-a-alemania-el-6-de-diciembre-para-repartir-sus-regalos
http://de.dsbilbao.org/2013/san-nikolaus.html
http://aldeadelasletras.blogspot.com/2012/12/el-autentico-san-nicolas-frente-al.html
http://www.elalmanaque.com/navidad/ritos.htm
http://endoftheage.blogspot.com/2012/12/santa-claus-pretender-to-throne-part-2.html