domingo, 6 de abril de 2014

Nueva «Diosa de Ebano» Lupita Nyong'o ficha por Lancôme

Un espectacular vestido de noche rojo de Ralph Lauren en la gala de los Globos de Oro; un magnífico Prada con falda plisada en azul pastel para recoger su Oscar a la Mejor Actriz Secundaria por «Doce años de esclavitud»; una sencilla diadema blanca; alta costura de Chanel o Dior, «top» y falda lápiz de Giambattista Valli; «pret-â-porter» de Stella McCartney, Michael Kors o Calvin Klein; estampados florales o étnicos; escotes arriesgados y aperturas estratégicas; «tweed» y cuero... 
Es, en suma, una larguísima sucesión de acertados estilismos en las alfombras rojas que ya ha pisado esta joven keniata-mexicana que, hace poco menos de un año, era una perfecta desconocida. Su imagen pública, un éxito rotundo de la estilista Micaela Erlanger. 
En poco más de tres meses, Lupita Nyong’o no solo se ha convertido en una de las actrices del momento, sino también en una de las estrellas mejor vestidas.
Su imagen vende... Y mucho. El bálsamo labial de la marca Clarins que se llevó en la ceremonia de los Oscar se agotó al día siguiente y las imágenes de su manicura son de lo más visto en Instagram. 
Por eso, tan solo era cuestión de tiempo que una gran firma de cosmética la fichara como imagen bajo un contrato que se adivina millonario. Lupita es la «nueva embajadora Lancôme», como en su día lo han sido Julia Roberts, Kate Winslet, Lily Collins o Penélope Cruz. 
En declaraciones a «WWD», la actriz confiesa que «lo que me atrajo de Lancôme es que no dictan qué es la belleza». Y añadió que esperaba que su relación comercial con el gigante de la cosmética fuera «simbiótica: yo me beneficio al asociarme con ellos y ellos también se benefician de estar conmigo».
En cuanto a su irresistible ascenso al estrellato, Nyong’o confiesa sentirse «todavía confusa. Esto no parece real. No puedo creer que haya subido por la misma escalera que Jennifer Lawrence. Me parece surrealista. 
Todo esto te cambia un montón y sé que muchas cosas serán diferentes. Ahora estoy muy cansada, pero no agotada psicológicamente. A veces me da la impresión de que los Oscar fueron justamente ayer».
Entre sus próximas metas, Lupita asegura que se propone dirigir documentales y ficción. Y mientras define sus proyectos cinematográficos, apuntala su fama de icono de estilo y prescriptora de tendencias. 
Su rostro ya es omnipresente, como en su día lo fueron los de otras diosas de ébano, como Alex Wek, Liya Kebede, Imán, Tyra Banks, Waris Dirie y, por supuesto, Naomi Campbell.


Fuente:
http://www.abc.es/estilo/gente/20140406/abci-lupita-belleza-201404051725.html