jueves, 23 de mayo de 2013

Propiedades Curativas del Maqui Permiten Obtener Doctorado en Ciencias y Tecnologías de los Alimentos


Doctora Leslie Vidal
Leslie Vidal, desarrolló el estudio “Extracto de maqui micro encapsulado como fuente de componentes saludables”, el que propone la utilización de antioxidantes presentes en este alimento para la prevención de diversas patologías.
Frutos del maqui 

Luego de defender con éxito su tesis, la académica de a U. de Concepción, Leslie Vidal, se convirtió en una nueva Doctora en Ciencia y Tecnología de los Alimentos por la U. de Santiago, con un inédito estudio sobre las propiedades curativas del maqui.
La académica, quien es Ingeniera Química por la U. de Chile y Magíster en Ingeniería Agrícola por la U. de Concepción, señala que eligió la U. de Santiago para doctorarse “porque era la única entidad que en ese momento -año 2005- tenía entre sus objetivos potenciar la ciencia y tecnología de los alimentos”.
Decidida a aportar tanto a la industria de los alimentos como a la salud de la población, la investigadora decidió estudiar en profundidad las propiedades del maqui, fruto nativo que según explica “está considerado como ‘un súper berrie’, porque tiene compuestos bioactivos con una alta capacidad antioxidante”.
Por esta razón, el consumo de maqui “puede ayudar en la prevención de numerosas enfermedades degenerativas como el cáncer, alzheimer, neuropatías, párkinson, ataxia, retinosis, autoinmunidad, entre muchas otras”, explica la flamante postgraduada.

En su estudio, la investigadora propone microencapsular los bioactivos del maqui, incorporarlos a ciertos alimentos, y de este modo potenciar la salud de las personas evitando los riesgos de enfermedades como las mencionadas.
Respecto de este proceso, Leslie Vidal indica que “la microencapsulación es una tecnología novedosa, es lo mismo que se realiza con un fármaco, se le adicionan los elementos elegidos, se recubre con una pared, y luego, cuando se ingiere, se solubiliza la pared y el activo hace su efecto en la persona”.

Para la investigadora, lo ideal sería colocar estas cápsulas en yogurt o barras de cereales, que permitirían a las personas consumir un alimento con un plus, un alimento saludable. No obstante, la académica recalca que su investigación es un inicio y que falta realizar los ensayos clínicos en salud, que permitan comprobar el grado de eficacia de los bioactivos.

En este sentido, señala que existe literatura que comprueba las propiedades de los bioactivos del maqui, a partir de experiencias en alzheimer, e incluso se menciona a voluntarios que han consumido sólo infusiones de hojas de maqui, con resultados positivos. “A mi juicio, sólo falta afinar con equipos multidisciplinarios la biodisponibilidad de este principio activo que tiene el maqui”.

El director de la tesis doctoral, Dr. Abel Guarda, recalcó que esta investigación “es un aporte interesante en la línea de valorizar nuestros productos naturales, un producto autóctono con un potencial enorme por sus componentes saludables. Ella está abriendo en su Universidad una línea de investigación y no me cabe duda que le irá muy bien”.

El Dr. Guarda agregó que “el Programa de Doctorado de Alimentos de la Universidad está poniendo a disposición del país una nueva investigadora para nuestro sistema científico. Su gran mérito ha sido superar todas las dificultades y ha salido airosa, merece todas nuestras felicitaciones”. 

La comisión evaluadora estuvo integrada, además, por los académicos: Dra. María José Galotto (U. de Santiago); Dra. Paz Robert (U. de Chile); Dr. Cristian Tapia (U. de Chile) y Dr. Claudio Martínez. (U. de Santiago).
El Maqui (Aristotelia chilensis ) es un árbol de entre 4-5 metros, siempre verde, de ramas abundantes y delgadas, pero flexibles con pequeñas flores blancas y un fruto oscuro, una baya comestible de color negro brillante y sabor dulce, que tiñe en su interior la boca de color negro violáceo. 
Crece desde Illapel hasta Chiloé, y se propaga por semillas que al ser comidos sus frutos  por pájaros, éstos al defecar lo van distribuyendo a lo largo del país.

Los Mapuches usaban este fruto para preparar chicha y actualmente se prepara mermelada y jugo.  Poderoso astringente, el jugo de sus hojas sirve además para quemaduras y enfermedades de garganta; en infusión tiene propiedades vulnerarias además de tratar tumores, garganta inflamada, diarrea y como analgésico y febrífugo.

Es sorprendente ver cómo este fruto se comercializa en otros países de variadas formas, mientras que en Chile es poco conocido.


Fuentes: