miércoles, 8 de mayo de 2013

Panamá: Prohibido Pasar al Mar



DESALOJADO. Mientras Panamá celebra la competencia de surf  Billabong, Trico no tiene nada que celebrar. Le expulsaron de Playa Venao diciendo que ahora es un lugar privado. Foto: Aitor Iriberri | La Estrella

Colaboración de Sonia Ehlers, desde Panamá 
Por AITOR IRIBERRI - airiberri@laestrella.com.pa
Hoteles, resorts y particulares despojan a los ciudadanos del acceso a las playas en Panamá. Trico es uno de los que sufrió amenazas para abandonar la playa.

‘La playa es mía hasta la marea alta. No quiero tenerte por aquí; yo invertí muchos millones de dólares y esto afecta a mi negocio’, grita Ami Azulay de forma despectiva. Trico, como se le conoce a Cristobal Rangel, lleva más de nueve años surfeando en Playa Venao. Domina las olas y enseña a subirse a las tablas a los novatos, pero nunca en todo este tiempo se ha atrevido a decir que la playa es suya. Hace dos semanas, por primera vez, escuchó al señor Azulay, dueño del Hotel Playa Venao, adueñarse de las 2.5 millas de costa que comprende la Bahía, rodeada de colinas y una rica fauna salvaje.
Playa Venao, Panamá 
De un momento a otro, Trico pasó de ser un pequeño comerciante de 21 años llegado de Chitré a convertirse en un invasor de una propiedad privada ficticia. La Constitución panameña consagra en su artículo 258 el principio de no apropiación privada de playas y aguas, así como el derecho de uso público y disfrute de esta riqueza natural. Sin embargo, el caso de Trico no es el único. Cercas, vayas, seguridad privada y una persona cobrando la entrada son escenas ya habituales en las costas panameñas como las de Isla Grande, Playa Bonita o Playa Blanca, donde los propietarios de hoteles y terrenos privados limitan el acceso al mar.
Surf en Playa Venao, Panamá

SIN ACCESO

Todas las mañanas Trico instala su tolda en la arena y espera a sus clientes. Poco a poco van llegando jóvenes amateurs que le piden clases de surf y alquilan sus tablas. Todo transcurría sin problemas hasta que hace unas semanas Azulay se aproximó hasta su tolda y le advirtió que tenía dos días para irse de ahí, que no podía seguir lucrando en la playa y que la única forma de continuar con el negocio era pagándole una mensualidad de 200 dólares. ‘¿Y ahora qué voy a hacer?’, le preguntó el joven al propietario del Hotel. ‘Dedícate a la pesca’, respondió.
Vista de edificios en Playa Blanca, Panamá 
Una semana después de la visita de Azulay, dos policías de Pedasí visitaron la tolda de Trico. –Tienes que quitar tus cosas y tus tablas porque ya no puedes trabajar aquí; esto es un lugar privado –le intimidó el policía. –La playa es de todos –alcanzó a contestar Trico. –Si sigues hablando te llevo preso.

Trico calló, y el Hotel ganó su batalla. Ahora, según testimonios de locales, los propietarios intentan que se traslade la servidumbre a medio kilómetro de distancia del Hotel, desplazando la entrada de los surfistas; si bien, el Código Administrativo lo prohíbe. Se llamó en tres ocasiones a Azulay, quien no quiso atendernos.
Arrecifes en Playa Bonita, con marea baja - Panamá
La ley panameña dicta que las construcciones deben guardar una distancia de 22 metros desde donde acaba la marea más alta y, además, dictamina que todas las playas deben tener una servidumbre de acceso público despejada.

Sin embargo, ‘desde hace años, las playas más bonitas del país están siendo privatizadas o concesionadas a particulares, y hoy en día hay cero acceso a las playas, que son públicas. Las próximas generaciones de panameños van a tener que ver las playas por la televisión’, denuncia el diputado Alcibíades Vásquez. Hace dos años, él y otros dos diputados, Héctor Aparicio Díaz y Manuel Cohen, trataron de impulsar una ley que regulara el derecho al acceso público a las playas, a petición de la sociedad civil y contando con la participación ciudadana para su elaboración.
Playa Bonita, Panamá 
Dos años después de la presentación del anteproyecto de ley, esta sigue ‘durmiéndose en los bustos’ de la Comisión de Infraestructuras, donde ‘no le han dado la menor importancia’, impidiendo que se prosiga con el cauce legislativo.

En la exposición de motivos, el diputado Díaz argumenta que la ley tiene como propósito ‘hacer realidad el derecho constitucional de acceso público a las playas’, y reconoce que ‘la práctica de la mayoría de los inversionistas es impedirle el paso hacia las playas a nuestra población, y especialmente a las playas más hermosas, pretendiéndose dueños y señores de nuestra riqueza natural’. Otros países como Argentina, Brasil, Chile o España ya han regulado este impedimento.
Isla Grande, Panamá 
La discusión transcurre entre los que piensan que el concesionado debe hacerse cargo de los accesos y aquellos que defienden que es responsabilidad del Estado. Mientras tanto, Díaz reconoce que ‘no podemos dejar que se avasalle el derecho inalienable de disfrutar del aire, el sol y las playas, que son las pocas cosas a las que el panameño puede acceder sin costo alguno’.

PATRIMONIO EN LA MIRA

En noviembre de 2011, Jorge Cáceres, el alcalde de Antón, procedía a derribar los pilotes que con cadenas y candados habían puesto particulares para impedir el acceso a la playa Sea Cliff, ubicada en el corregimiento de Antón. ‘Fuimos los lugareños los que hicimos la protesta’, recuerda Yahaira, nombre supuesto de una de las vecinas de Río Hato. ‘Nadie más ha dicho nada, pero en el área de Farallón, donde está la desembocadura del río, también nos impidieron entrar hace sólo unos meses’.
A un costado de la playa, en primera línea tras el mar, se construyeron unos apartamentos que bloquean el acceso. ‘No quieren bulla, no quieren que entremos con carros ni con música, ni que vayamos a la playa. El pasado primero de enero fuimos a entrar y había una hilera de policías que nos lo impidió’. Yahaira lamenta que el Gobierno haya estado vendiendo esas tierras, las únicas que les quedaban a los locales para ir a las playas que han visitado durante toda su vida, en las que construían castillos de arena y jugaban con las olas.

Vista aérea Playa Venao, Panamá 
Yahaira asegura que se siente ‘muy incómoda’ con la situación; recuerda cómo antes podía ir a nadar ‘a cualquier hora’ y ahora tiene que buscar un hueco entre cerca y cerca para poder pasar. ‘Uno se siente que no puede ir a la playa si no tiene dinero. Nos cobran 6 dólares si queremos pasar el carro, dos más por persona y algo más si llevamos cooler’.
No es la única. De Playa Kobbe –conocida como Playa Bonita– no queda ni el nombre, desde que el ejército estadounidense la rebautizara así. La Sociedad Paradise Beach Corp., del empresario Herman Bern, se hizo con este lote y el libre acceso a la playa sólo duró tres años, de 2003 a 2006.

La Red Nacional en Defensa de las Comunidades Costeras de Panamá también publicó un manifiesto en el que denunciaban ‘enérgicamente las pretensiones con que el gobierno actual gestiona a favor de las transnacionales del turismo inmobiliario las facilidades para que operen en la implementación de dichos mega-proyectos de carácter negativo para la vida socio-ambiental’.
Playa Blanca, Panamá 
También se trató de localizar a los gerentes de los hoteles Playa Bonita y Decameron sin obtener una respuesta por su parte.
Mientras se resuelve el limbo de legalidad entre lo que dicta la ley máxima y su aplicación, decenas de personas contemplan lo que es su derecho como un privilegio. Hoteles, residencias y demás propiedades privadas, obligadas a dejar un espacio de servidumbre, desoyen este deber y buscan beneficio propio cobrando la entrada o censurando el paso a las playas. Donde alguna vez sólo hubo un rancho, ahora Playa Venao, Playa Blanca o Playa Bonita cuentan con decenas de hoteles y residencias de todo tipo. Negocios que nunca vieron, sintieron o jamás conocerán la esencia de un lugar casi sagrado para el cada vez más marginado ciudadano local.
Desde el primero de mayo de 2013, ’Trico’ se vio forzado a suspender su negocio y retirar indefinidamente su actividad de la playa por las amenazas recibidas.

Fuente:
http://www.laestrella.com.pa/online/impreso/2013/05/05/prohibido-pasar-al-mar.asp
http://www.elsitiohotel.com/contact/?lang=es
http://wavecation.com/hotel-el-sitio
http://www.tripadvisor.com/LocationPhotoDirectLink-g294480-d2420667-i60895744-The_Westin_Playa_Bonita_Panama-Panama_City_Panama_Province.html
http://www.panamacondorentals.com/
http://panamarealestate.com/playa-blanca-offers-sun-drenched-luxury/
http://www.aacte.es/www.aacte.es/articulos/?p=5576
http://members.virtualtourist.com/m/p/m/21e9a4/
http://aidajacome.wordpress.com/
http://www.andromedapedasi.com/activities/playa-venao/