miércoles, 9 de enero de 2013

Los Camellos Son un Problema Ambiental para Australia


Australia está llena de camellos salvajes, lo que supone un grave problema medioambiental por dos motivos. En primer lugar, son uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero (GEI) en el país. Por otra parte, cada año dañan cultivos. Las pérdidas por esta causa se calcula que llegan a más de diez millones de dólares (unos 7,5 millones de euros). 
Hace dos años, una empresa presentó un método para exterminar a los millones de camellos que viven en libertad en Australia. La idea, propuesta por Northwest Carbon, era matarlos desde helicópteros y vehículos todoterreno y, después, procesar su carne para elaborar alimentos para animales de granja o domésticos.

Es cierto que parece una salvajada. Pero no es menos cierto que los camellos emiten mucho metano y contribuyen al cambio climático (se calcula que cada ejemplar emite unos 45 kilogramos de gas metano al año), así que exterminar a estos animales sería como retirar de la circulación a 300.000 coches que recorran 20.000 kilómetros al año. 

Un criador de camellos árabe busca una solución alternativa 

¿No hay otra solución mejor? Algunos ciudadanos australianos se oponen a la matanza. Piensan que el Gobierno está perdiendo la oportunidad de aprovechar un recurso natural. Muy lejos de allí, los árabes se rasgan las vestiduras, pues para ellos el camello es un animal destacado en su cultura, su historia y su economía.
Ali Sultan Al Hajri, procedente de Catar, vive en Australia. Se crió en el desierto y lleva cuidando camellos desde que tenía 17 años. Al Hajri quiere hablar con los australianos que están a favor de la matanza y tratar de encontrar una mejor solución al problema. 
No sólo es un problema ambiental. También lo es económico. El Gobierno se gastó, en 2009, 19 millones de dólares australianos para sacrificar casi a un tercio de los camellos. En los últimos años, empresas privadas y cazadores disparan a los camellos desde helicópteros y dejan los cadáveres pudriéndose en el desierto. Ojalá Al Hajri encuentre una solución mejor. Se está desaprovechando un recurso natural para obtener leche y carne.



Fuente: http://medioambientales.com/los-camellos-son-un-problema-ambiental-para-australia/